06 de març, 2015

Piano solo de Chucho Valdés

Mañana por la noche a las 21.30, el Teatro Circo de Murcia (información aquí) acoge a Chucho Valdés en solitario. Preguntado por el teatro sobre cómo será su recital, he aquí la respuesta del padrino de nuestro festival, que compartimos con sumo gusto.

© Lorenzo Duaso


Por Chucho Valdés

Cuando me preguntan qué voy a tocar en un recital a piano solo, no sé me ocurre otra palabra más que “música” para definir el género de lo que la audiencia va a escuchar (perdonen si no soy original). No van a escuchar exactamente jazz, ni música cubana, ni clásica, pero son todos esos géneros al mismo tiempo, y más todavía si la noche lo propicia. Sentarme ante el piano en solitario es una gran responsabilidad, porque no hay redes de seguridad de ningún tipo, pero es también lo más placentero para mí. Estoy libre, sin cortapisas; no quiero decir con ello que no esté a gusto cuando toco con mis grupos o con otros músicos, pero sí estoy dentro de un contexto en el que tengo que respetar ciertas normas.

El piano solo es muy distinto. Y aunque yo pueda acudir al concierto con ideas previas, sé que al final me voy a dejar llevar por el instante, por las características del piano, por la atmósfera del teatro. Por allí desfilarán, como si conversaran, mis amigos de toda la vida: en desorden, Ernesto Lecuona, Fryderyk Chopin, Claude Debussy, la música cubana, mis propios originales, el jazz desde el ragtime hasta Cecil Taylor… Lo ha expresado hace muy poco otro pianista al que admiro, Keith Jarrett: «Jazz is there and gone. It happens. You have to be present for it. That simple.» Es decir, el jazz (la música en general, añadiría yo) está y se va. Sucede. Tiene que estar uno presente para ello. Así de sencillo.

Les espero este sábado en el Teatro Circo.



Cap comentari: